¿Motivo o excusa?

Un día más me encuentro aquí, delante del ordenador, con un montón de cosas para clase que hacer, pero como no,… sin nada de ganas.

Esta situación me ha hecho ponerme a pensar, ¿dónde acaba el “motivo” por el que dejas de hacer las cosas y empiza la “excusa”?

Con esto lo que quiero decir es que ahora por ejemplo estoy pensando: “estoy cansada, me duele un poco la cabeza,… mejor lo dejo para mañana”. En el fondo sé que tanto mi cansancio como mi dolor de cabeza no son como para retirarme ya, llegando a la conclusión de que realmente estas dos cosas no son “motivos” sino simples “excusas” con las que mi subconciente me intenta convencer de que me ponga acostada a ver la tele.

Sé que es simple vagancia, aún así aquí estoy, luchando contra él, quedando claro que pierdo la batalla, porque sigo perdiendo el tiempo.

Opino que antes de dejar de hacer las cosas tenemos que plantearnos sí realmente son “motivos” o “excusas”, porque a veces la transición entre estas dos definiciones es muy corta y autoengañándose, no se llega a ninguna parte.


María

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: