Ojo por ojo

Una vez más no entiendo el mundo que me rodea. Me vuelvo a sentir esa extraña chica que se queda en un rincón de la sala de la fiesta, viendo como todo el mundo se lo pasa bien y baila, siendo completamente incapaz de integrarme y de comprender donde radica a veces el origen del regocijo interno que parece tenerles cautivos.

Así es como me he sentido al ver las celebraciones por el supuesto asesinado de EEUU a Osama Bin Laden.

Con esto no quiero decir que esté a favor de los actos de este señor, o que su muerte me cause pesar personal. Aborrezco cualquier tipo de violencia, el terrorismo para mí alcanza tales puntos de desprecio, que no soy capaz de describirlos. Puedo llegar a ser incapaz incluso de matar a una mosca (pero literalmente), la cojo y la suelto fuera de la ventana para que siga su vida en otro sitio… Por supuesto, también considero un acto de violencia aplicar la “ley del Oeste” como si de una película de vaqueros se tratara.

Me pregunto a partir de que punto el número de víctimas es tan excesivo  para que el juicio a una persona sea algo innecesario, que la venganza sea la única medida oportuna y que el fin justifique los medios.

Recuerdo el día que tiraron las Torres Gemelas, aún estaba en mis primeros años de instituto y sentía que todo me quedaba demasiado lejos, no entendía el momento histórico que estaba viviendo como espectadora a través de la televisión. También recuerdo como ese mismo año en mí nacieron nuevos sentimientos que hasta entonces o tenía dormidos, o no había reparado en ellos, sentimientos de concienciamiento político, de frustración al entender que un gobierno no estaba siendo justo con sus votantes, llevando una nación a una guerra que no quería.

Diez años después parece que se ha puesto un punto a ese comienzo, el cual no tengo aún claro si es seguido, final o a parte… Suponiendo que sea verdad, porque en mí aún hay un cierto sentimiento de escepticismo ante todo esto.

Entonces volviendo a lo de antes, ¿a partir de que punto un delito es lo suficientemente espantoso para olvidar las leyes y aplicar justicia a nuestro antojo?

Seguramente muchos piensen que esté equivocada, y que hay casos en los que si alguien no ha sido justo, no hay que ser justos con él, pero entonces, ¿hay que ser justos con los que han dejado de ser justos?

Me consuela saber que  no soy la única que se siente de este modo, como por ejemplo:

 – Un demócrata trasnochado

En cualquier caso creo que estoy desvariando, debe ser que simplemente sigo siendo esa niña, que contempla la televisión sin comprender lo que ocurre a su alrededor… Aún así, creo que voy a ir planteando la idea de hacer una tienda de parches, porque como sigamos aplicando la filosofía de “ojo por ojo”, acabaremos todos tuertos.

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by CB-747 on mayo 5, 2011 at 9:01 pm

    Creo simplemente que eres exp(x)

    Si no lo pillas… busca en un prontuario de chistes frikis.

    xD

    Responder

  2. Posted by Angelique on mayo 8, 2011 at 12:31 pm

    Incluso antes……te lo aseguro….. XDDDDDD

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: